La Paz es de todos

27 de Enero de 2006
* Javier Escalier Orihuela

La ciudad de La Paz, es un escenario natural para todo tipo de acontecimientos, el hecho de ser la más cosmopolita de las ciudades de Bolivia y la carga tradicional que carga consigo, hacen que esta urbe sea un “escenario natural”, testigo de importantes manifestaciones sociales y culturales.

De ahí que en El Prado paceño, se vean aquellas maravillosas retretas y desfiles cívicos; frecuentes homenajes a los pies del Libertador, realizados por representantes de países vecinos.

Este país de contrastes hace que las principales calles de nuestra Oh! Linda La Paz, sean escenario de ruidosas marchas de protesta, contrastadas con farándulas estudiantiles, desfiles “gays” y festejos deportivos. Y quien no ha participado de estas manifestaciones, pacíficas o violentas, en el centro paceño, es, con las disculpas del caso, de otro mundo.

No podemos dejar de lado las actividades que promueve el Municipio paceño los domingos en El Prado, que es de los niños, de la familia, y de la Policía, y de las Fuerzas Armadas, en fin… de todos.

Parecería que todas estas actividades no tendrían valor alguno, si no se las realizara ahí mismo, en pleno centro, para que brinde connotación a hechos importantes y otros no tanto.

¿Pero será acaso La Paz, la única sede de gobierno en el mundo, que permite en pleno siglo XXI, éste tipo de manifestaciones, propias de un desmedido “provincianismo”?

¡No señores! De igual forma se desenvuelve el mundo entero y en ciudades tanto o más cosmopolitas que La Paz y nosotros no vamos a ser la excepción.

Veamos que pasa en Estados Unidos, que tiene casi el doble o más feriados de los que tiene Bolivia, donde a diario acontecen multitudinarias manifestaciones, para muestra un botón: El desfile del Día de la Hispanidad, nada menos que en la Quinta Avenida, una especie de Prado “yanquee”.

A diario vemos por televisión internacional imponentes marchas en Cuba, Argentina, Brasil y España, contra la política de otros países o para exigir mejoras salariales. El Carnaval se vive así también en todo el mundo.

Ya refiriéndonos al ámbito cultural y sus expresiones folklóricas que es lo que ocupa a este Suplemento. ¿Se han puesto a pensar acaso aquellos que se rasgan las vestiduras cada vez que se quedan atorados en su automóvil en una entrada folklórica, que mientras algunas de nuestras autoridades no dan la importancia a nuestras expresiones folklóricas y las mandan al patio trasero de la ciudad, en otras partes fomentan a raja tabla su cultura?

Esto viene a colación, luego de la furiosa campaña para evitar los descansos en las recepciones para la Fiesta Mayor de los Andes, el Gran Poder, emprendida por un puñado de dirigentes zonales, comandados por otra autoridad zonal, que pudo ser detenida gracias a la hábil intervención del Oficial Mayor de Cultura, Pablo Groux, con un acuerdo que norma estos acontecimientos y reduce la injerencia de agentes secundarios de la fiesta que la estaban distorsionando.

Estos últimos días hemos sido testigos del cambio de timón que ha dado nuestro país, y las señales del nuevo gobierno, en el ámbito cultural, avizoran una luz al final del túnel.

Sin embargo, se encuentra en el Concejo Municipal, un proyecto de ordenanza que busca arremeter contra otra fiesta paceña, la Tradicional Entrada Folklórica Universitaria. En este proyecto se pretende reducir una vez más su trayecto; falta saber el nombre del Concejal proyectista, que seguramente no debe sentirse cómodo con los cambios que pretende imprimir el nuevo gobierno.

Empero, en dicho Concejo se encuentra un Concejal salido de los folkloristas, Nicolás Huallpara, quien seguramente no va a permitir más agresiones a nuestras expresiones culturales. Por el lado de la UMSA, está el Concejal y ex Rector de esta Superior Casa de Estudios, Lic. Pablo Ramos, que mucho ha tenido que ver con el fortalecimiento de esta Entrada y ni hablar de David Barrientos, Concejal por el MAS, que ha sido el Primer Presidente de la Comisión Organizadora de esta Entrada y que si mal no recuerdo, fue en su gestión donde ganó una danza organizada en su propia Facultad, llenándole de orgullo.

Me consuela saber, que si bien algunos “reniegan” del riquísimo patrimonio folklórico que tenemos, heredado de nuestros mayores; gente como Fernando Cajías, presentó a su llamerada en España, Hermann Antelo, hizo bailar a la diablada en Santiago de Chile (en su principal avenida) y Morenos, Caporales y Suri sicuris bailan el día de la Hispanidad, en la principal avenida de Nueva York, fomentando aquello que nosotros tratamos de deshacernos. Que tal!

* Javier Escalier Orihuela es Miembro del Consejo Ciudadano de Cultura de la ciudad de La Paz

No hay comentarios: