Entrada Universitaria "La Fuerza del Folklore"

Fundadores de la Asociación de Conjuntos Folklóricos de la Entrada Universitaria: Ángel Balajar, Javier Sillerico, René Santos y Javier Escalier

28 de Julio de 2006
Por: Javier Escalier Orihuela

De aquel 1988, año en que se organiza por primera vez la Entrada Universitaria queda tan sólo el recuerdo. Un proyecto fallido del Departamento de Extensión Cultural de la UMSA para conformar un ballet folklórico, termina organizando una farándula en Domingo de Tentación en el mes de Marzo. La respuesta es inmediata, y coincidiendo con el estreno del asfaltado de la Avenida Mariscal Santa Cruz; estudiantes, docentes y administrativos de esta Superior Casa de Estudios, participan confundidos entre gusanillos, Kusillos y Pepinos en aquel “Carnaval Universitario”.

Los años han pasado y la ya Tradicional Entrada Folklórica Universitaria ha llegado a consolidarse como el evento cultural a cielo abierto, a nivel nacional, que reúne a la mayor variedad de expresiones folklóricas del país, donde chunchos con diabladas, sayas, morenadas y chacareras participan por igual.

A la Entrada Universitaria se le debe el haber despertado una inusitada inquietud en los bolivianos por conocer con mayor seriedad a nuestra cultura a través de sus danzas, y tal vez sea ese el principal aporte que la Universidad Mayor de San Andrés ha entregado a su comunidad: promover el debate y la valoración de lo que es nuestro.

Esta expresión cultural, precursora de este tipo de festivales, ha servido de modelo para que en nuestro país y el exterior se hayan reproducido un sin fin de “entradas universitarias”, donde incluso se exige el componente de la investigación para su ingreso.

En algunos estratos sociales de nuestro país, hasta la década de los 80, era impensable que la juventud bailara nuestras danzas originarias, sino hasta que la juventud las repuso en el escenario nacional. Es evidente que la danza del Caporal, apropiada por las clases de élite, irrumpió con mucha fuerza en las recepciones sociales; como también es cierto que el empujón decisivo, se dio gracias a los “Wistus” que pusieron de moda la danza del Tinku, en discotecas y fiestas privadas. A este “boom folklórico” le siguió la Morenada, posteriormente la Diablada y Kullawada y estos últimos años la Chacarera. Los bolivianos redescubrimos y aprendimos a bailar y querer a nuestros bailes.

Otro componente más para destacar a la Entrada Universitaria de la UMSA entonces, se constituye la juventud, que de buenas a primeras se ha convertido en “la fuerza del Folklore”, participando y resguardando nuestro legado, haciendo que lo que fuera en un principio “otra entrada más”, haya llegado a catapultarse como un evento que congrega a miles de espectadores, siendo también un punto de reunión, obligado, para conocer de cerca lo que puede ofrecer nuestro país a nivel turístico.

Ahora, quien no ha participado en ella directamente, o quien no tiene un familiar, amigo o vecino que ver en esta fiesta.

Lamentablemente, no todo es color rosa; a la Entrada Universitaria, que por si sola concita expectativas grandes, le falta una verdadera “Gestión cultural”, y muchas entidades que le den una fuerte inyección económica que la ponga en valor, puesto que al igual que en Gran Poder, su promoción ha sido pobre y ha pasado desapercibida.

Con todo ello, me pernito, como Fundador de la Asociación de Conjuntos Folklóricos de la Entrada Universitaria, invitar a presenciar la Mayor Fiesta de Julio, declarada Patrimonio Cultural de los paceños. Espectáculo único que a la par, conmemora y reafirma la “Autonomía Universitaria”.

Y todo esto se inició en un Carnaval.

Javier Escalier Orihuela es Fundador de la Asociación de Conjuntos Folklóricos de la UMSA

No hay comentarios: