Gran Poder “Cuestión de fe”

18 de Noviembre de 2005
* Javier Escalier Orihuela

Este fin de semana tiene una connotación importante en el calendario folklórico nacional del próximo año, es la Fiesta de Aniversario de la Fraternidad “Señor de Mayo”, del Sindicato de Transporte Pesado, organizada por la Junta de Presidentes a la cabeza de Don Sergio Aro y se constituye en la primera Recepción Social en Honor al Señor Jesús del Gran Poder, Patrono de los folkloristas.

Posteriormente, luego de las fiestas de Navidad y Fin de Año, casi sin darnos tiempo a reaccionar, continuarán desde el segundo Domingo de Enero, las demás recepciones sociales, tres por semana, iniciando las actividades de las fraternidades folklóricas de cara a esta Festividad que se constituye, junto al Carnaval de Oruro, en la más importante expresión folklórica y religiosa de nuestro país.

Cabe recordar que fue a principios de este mes que pasantes y organizadores de las diferentes fraternidades, han hecho “fila” en la puerta del Santuario del Señor del Gran Poder, con la finalidad de hacer anotar fecha y hora para la celebración de la Sagrada Eucaristía en Honor al “Tata”, que garantice la realización de la Fiesta, protocolo que para los pasantes de la gestión 2006, se ha extendido por algunos días, despertando la atención de propios y extraños, por la ceremonia que significa el guardar aquel puesto, las veinticuatro horas del día, mañana, tarde y noche, soportando los cambios climáticos de nuestra ciudad.

Pero más allá de este “ritual – anual” que entra al anecdotario oficial de esta Fiesta Nacional, estas celebraciones, fuera de los preparativos que conllevan su organización, como los contratos de bandas, orquestas, locales y todo aquel movimiento económico, traen consideraciones de mayor importancia que hacen a nuestra condición de católicos.

La fe y devoción, deben primar por encima de cualquier otra consideración material, porque a la postre, la erogación de mayores gastos, no garantiza mayores bendiciones, o mayor fe, mas bien estas “recepciones sociales” deben constituirse en un compromiso de fe hacia Nuestro Señor, para que la Festividad de la Santísima Trinidad sea de reconciliación, donde podamos perdonarnos unos a otros, construyendo verdaderas “Fraternidades”, y poder llamarnos sinceramente hermanos folkloristas.

Que el inicio de la Fiesta Mayor de los Andes ilumine a todos los folkloristas y ayude a despojar nuestro espíritu de odios, rencores y violencia que no permita la división en el seno de las fraternidades y sea oportunidad para el reencuentro, enfrentando desconfianzas, curando heridas del pasado, superando diferencias.

* Javier Escalier Orihuela es Miembro del Consejo Ciudadano de Cultura de la ciudad de La Paz

No hay comentarios: