La Morenada - ¿Tradición vitivinícola en Bolivia?

Pintura rupestre encontrada en Chirapaca (La Paz, Bolivia)
Dibujo de unos Morenos ilustra en un libro impreso en homenaje al Centenario de la creación de la República de Bolivia
La Morenada se baila en el Altiplano paceño sin representaciones negroides, sino como una forma de organización social aymara
El Achachi, dirige a la tropa de Morenos en Achacachi (La Paz, Bolivia)
Mujeres aymaras se cubren los rostros con cuero de oveja negra (¿querrían disfrazarse de negritas?)

6 de Octubre de 2006
Por: Javier Escalier Orihuela

Oír la exposición de un maestro a sus pupilos sobre el origen de la Morenada en una feria de la ciudad de El Alto, me llevó a pensar en la importancia de estar al tanto de lo que se habla, de manera responsable, puesto que ello quedará como indiscutible en esa niñez y juventud tal vez toda su vida.

Es por esta razón que debamos investigar objetivamente el origen de una de las danzas más importantes de Bolivia. Y uno de los puntos más álgidos sobre su origen surge a propósito de una leyenda que insiste en la pisa de uva en el occidente de nuestro país. En pleno siglo XXI, nos recrea una fábula de “negros pisadores de uvas metidos en amplias piscinas (lagares) en pleno altiplano boliviano”.

A partir de ello, toneles, viñedos y bodegas de vino, en complicadas historias y lenguaje variopinto han ido danzando y calando profundamente en una percepción sobre esta danza.

Sin embargo, cabe recalcar que la tradición vitivinícola en Bolivia se desenvolvió, según la historiadora Rossana Barragán, primeramente en la zona de Mizque, Cochabamba, donde se situaron los primeros productores de vid, “que pasaron en la época colonial de la tradición del comercio de la coca a la uva”, como consta en una investigación inédita, teniendo su auge en los siglos XVI y XVII. Poco después inexplicablemente hubo un descenso y hasta un cese casi total en la producción, tal vez por alguna enfermedad como la “filoxera” que destruyó en ese tiempo varios viñedos.

Más tarde, apareció un nuevo centro productivo, —siempre con la migración de europeos a estas tierras— en Nor y Sud Cinti, Chuquisaca y sus ciudades intermedias: Camargo, Villa Abecia y Carreras, así como en Potosí, en Nor Chichas, Vitichi y Cotagaita y al sur del país en Tarija.

Sobre este tema, un estudio profundo sobre la tradición vitivinícola en Bolivia realizado por el ingeniero agrónomo Arcil Oliva, encargado por la Corporación de Desarrollo de La Paz (CORDEPAZ), señala que en el único lugar de los yungas paceños en que se ha elaborado vino y singani es en el Luribay, aunque de manera muy artesanal, “donde los propios caciques eran quienes comercializaban su producto hacia Potosí mediante ‘botijas’ de vino”, acota un trabajo sobre ayllus y haciendas realizado por la historiadora francesa Nadine sibyl.

Por otra parte, aquella tradición que atribuye a los negros, la pisa de uva, es más bien una práctica ritual que viene de Europa (España e Italia), quienes recibían la cosecha de vid con grandes fiestas en homenaje a la producción, aspecto que no se podía delegar a terceros.

En el caso de los descendientes afros, tampoco se tiene registro, desde el país de origen, África, sobre la existencia de un ritual de pisado de la uva, ni que en España e Italia, los negros hayan participado en esta costumbre; ni que el destino de los esclavos negros en América haya ido a parar a Cinti o Camargo. Es más la nación afro boliviana ha aceptado que nunca los “esclavos negros” han interpretado un baile parecido a la pisa de la uva, supuesto origen de la danza, y menos aún a la Morenada.

En el tema de la danza, Augusto Beltrán Heredia recién describe al Moreno de pollerín en 1955: “Se diría que son grandes tinajas de plata que se mueven pausadamente por pesadas. Es que en realidad llevan un saco como tonelete, y un pollerón de tres secciones cónicas...”. La palabra “tonel” es rápidamente aplicada por los investigadores como Julia Elena Fortún y otros, que la van transformando en “barril de vino”, que es donde supuestamente el Moreno —esclavo negro—, se introducía a beber.

Si esto de alguna manera explica el por qué del pollerín del Moreno, no lo hace con la chaqueta de éste, pues los esclavos negros no vestían monumentales indumentarias, incluso por el calor. Beltrán es también quien menciona por primera vez a la negra María Antonieta.

Surgen entonces incógnitas como: ¿Por qué los aymaras fueron hasta los yungas paceños, a los asentamientos de negros, a copiar sus danzas?, o ¿Cuál era el interés de los aymaras por representar a esclavos negros en lugar de sí mismos?, y con ello surge esta necesidad de una investigación objetiva.

El origen de la Morenada se remonta a la época colonial. Ya en 1850 era una tradición en La Paz, posteriormente va sufriendo un proceso de “aymarización” que culmina con las características con las que hoy se la conoce; ahora lo que se vive es su “bolivianización”, más allá de querer buscar connotaciones regionales.

¡Qué tal que primero la Morenada sea reconocida por nosotros como boliviana!

* Javier Escalier Orihuela impulsa un Proyecto para que la Prefectura paceña declare a la Morenada como Patrimonio de los paceños

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gustaría participar en la Morenada Eloy Salmón nuevamente, el año 1992 participe como invitada de China Morena.

Gabriel dijo...

hola, al final del ensayo que publicas te haces la pregunta de como los aymaras fueron a los yungas a copiar danzas de negros, ese es un error en el que caes, talvez por tu notorio nacionalismo que se persive en tu ensayo, aún poco aceptada por investigadores bolivianos, pero que en el Perú cada vez cobra mas fuerza es que antes de la independencia de las republicas peruana (1821) y boliviana (1825), como se observa en los documentos de archivo de la colonia los negros no tenian permiso para reunirse y presentar sus tradiciones en lugares públicos excepto aquellos que estaban designados por el virreinato para ello, este es el caso de YUNGUYO, pueblo peruano fronterizo con bolivia que en epocas de la colonia fue denominado como una PASCANA para los negros, donde allí si podian danzar, bailar y hasta embriagarse mientras duraba la peregrinaciòn a copacabana, es por eso el nombre de yunguyo, que significa "de los yungas" o "desde los yungas" esto confirmaría la versión que algún historiador boliviano hizo sin querer al afirmar que con respecto a las pinturas rupestres de chirapaca los entrevistados de la peninsula de Taraco manifestaron que los músicos para interpretar la morenada eran traidos del sector de Khapia (que como se sabe es el volcan que divide yunguyo del desaguadero en el Perú)entonces si los interprtetes eran de la zona del Kaphia lo lógico es que la danza tambien de esa zona osea Yunguyo y el Desaguadero, no conozco personalmente chirapaca pero por la información que tengo es que la pintura sería de unos morenos ascendiendo a un cerro de forma cónica, que seria el kaphia que se ve y divisa desde la peninsula de Taraco porque esta frente a él, así que los aymaras nunca tuvieron que viajar a los yungas, talvez solo vieron como los negros danzaban y los imitaron como es una costumbre de los aymaras, por ejemplo en Puno hay una danza que se llama los tucumanos, y no es ninguna danza del Tucuman, mas bien es la imitaciòn que los aymaras hacian de los arrieros que venian del tucuman cuando pasaban hacia el Cusco, tambien hay la danza de los argentinos, y la de los turcos, y muchas màs lo cual confirmaria la tendencia de los aymaras a imitar y satirizar lo que veian. Espero que publiques el comentario y no caigas en nacionalismos porque Puno y la Paz son un mismo territorio una misma nación dividida en dos repúblicas y la nación aymara trasciende las fronteras politicas creadas recientemente.

Anónimo dijo...

Me parece un excelente trabajo, te felicito. No sé si estarías interesado en participar en los artículos sobre folklore boliviano en Wikipedia, los artículos sobre la Morenada, Diablada y Saya están siendo vandalizados desde Miss Universo y hay muy pocos bolivianos que puedan ayudar ahí. Además que tus fotos serían un aporte muy valioso.