¡Felicidades La Paz!

20 de Octubre de 2006
Por: Javier Escalier Orihuela

La Paz está de cumpleaños, conmemora hoy el 458 Aniversario de su fundación, desde que en 1548, Don Alonso de Mendoza la haya bautizado como Nuestra Señora de La Paz, primeramente en Laja.

Muchos homenajes y actividades se han preparado para conmemorar este hecho histórico, aunque son las diversas instituciones cívicas del departamento, las que se han ocupado de recordar y llevar a cabo los más importantes.

La iza de la enseña departamental, un desfile de tradiciones paceñas, la Entrada de danzas autóctonas y la Declaratoria de Patrimonio Histórico Cultural Tangible e Intangible del Departamento de La Paz, nos hacen ver cuán importante es el trabajo de los cívicos paceños, y cuánto brillan nuestras autoridades, pero cuánto brillan por su ausencia e indiferencia. Pese a ello, hoy es tiempo para festejar.

El Departamento de La Paz es rico en costumbres y tradiciones. Siempre en el plano que nos ocupa, que es el cultural, debemos entender que gracias al fomento de nuestras tradiciones como Alasita, el Carnaval Ch’ukuta, Semana Santa, San Juan, Todos Santos; así como nuestras festividades patronales y folklóricas; la ch’alla, el preste, la medicina tradicional y muchas otras ritualidades vamos a ser comprendidos y respetados por nuestros hermanos.

Nuestra manera de vivir entiende que reafirmando y cultivando nuestras danzas, ritos y artesanía, comprendidas de manera integral, vamos a elevar de manera real y concreta nuestra calidad de vida.

En esta fecha en que se recuerda su fundación, el ámbito del folklore no es indiferente a este acontecimiento histórico. Sin el ánimo de pretender forzar la historia, seguramente desde ese tiempo, con la llegada de los españoles y sus costumbres, de ese choque de culturas, se gestaron las fiestas patronales acompañadas por danzarines: sicuris, wacas y kusillos, entre otros, como lo testimonia Melchor María Mercado, en una serie de dibujos acerca de las danzas de diversas regiones de lo que fue la real Audiencia de Charcas.

Alcides D’Orbigny en sus memorias, refiere que los religiosos, demasiado hábiles como para desperdiciar las celebraciones rituales de los nativos, se limitaron a cambiar su sentido, haciéndoles reverenciar a sus imágenes, en lugar de sus deidades y monarcas, en cada una de las fiestas del catolicismo. Los indígenas sin darse cuenta, reemplazaron sus fiestas por otras.

En esta La Paz, cuna de héroes y tumba de tiranos, se han desarrollado grandes culturas, de ahí podemos entender su capacidad para albergar en su territorio un sin número de danzas, y por lo tanto un sin número de festividades folklóricas, cosa que no ocurre con ningún otro departamento de nuestro país.

La Paz, de esta manera se ha consolidado en el ámbito cultural, como la ”Cuna del folklore boliviano”. Este departamento alberga las principales y más importantes expresiones culturales y folklóricas que se manifiestan los 365 días del año.

De la Morenada y la polémica de su origen, sobre si es de Achacachi o Taraco, ha quedado en un segundo plano, cuando se ha establecido que por sobre todo ello, de lo que sí existe la certeza es que se trata de una danza paceña, paceñísima, tal como lo ha reconocido con hidalguía la Morenada Central de Oruro, que la conoció gracias al comercio de coca, que era llevada desde estas tierras a Oruro y Potosí por los “cocanis”.

Y con ella, la danza de los Caporales Waca Tokhoris, la Kullawada, Kallawaya, Auqui auquis, Awatiri, Llamerada, Saya, Doctorcitos, Ch’utas y muchas otras, que se han originado en este departamento.

Como no sentirnos orgullosos de haber nacido en esta tierra. La Paz es de todos, y es nuestro deber cuidarla y valorarla. ¡Felicidades La Paz!

* Javier Escalier Orihuela es Ch'ukuta

No hay comentarios: