Promesa de fe

Venerado Señor Jesús del Gran Poder
25 de Mayo de 2007
Por: Javier Escalier Orihuela

Venerado Señor Jesús del Gran Poder,
con humildad vengo ante Ti
para hacerte una Promesa de fe.

Te pido que entres en mi hogar,
mi Fraternidad,
así como a todos y cada uno de mis seres queridos.

Folklorista soy por Ti,
y ante Tiprometo que Folklorista siempre seré.

Por eso bailo,
por eso siento
el folklore en mi sangre,
en mis venas,
en mi corazón.

Este Domingo 27 de Mayo, Día de la Madre, se llevará a cabo el Ensayo General-Promesa a Nuestro Señor Jesús del Gran Poder.

La connotación que reviste esta actividad es de suma importancia por la expectativa que concita entre los paceños y no paceños, siendo este Ensayo casi tan importante como la Fiesta misma que se desarrollará la siguiente semana.

Y esto porque el vínculo religioso en estas fechas se lo siente hasta en el ambiente, toda vez que la gran importancia radica en que el bailarín-fraterno le va a dedicar su baile al Señor de los tres Rostros, a la Divinidad compuesta por Padre, Hijo y Espíritu Santo, mediante una Promesa de fe.

Tal vez para Nuestro Señor no signifique mucho que le juren sus fieles devotos bailar a su devoción por tres o más años, porque la fe no debería medirse según la extensión de tiempo que vaya a durar tal "sacrificio". Sin embargo, como dicen algunos folkloristas recalcitrantes: "promesa es promesa" y hay que cumplirla.

Muy aparte de esta relación religiosa, se encuentra otra que tiene que ver con el despliegue, a la par de la fe, de una "artillería pesada" de demostración de lujo y exhibición, donde no estarán ausentes innovaciones que van desde la presentación de nuevos pasos a la pulcritud en la manera de vestir no sólo de las damas, sino también de los caballeros. Para nadie es secreto que los ojos de experimentados analistas del folklore y curiosos, estarán puestos en cada una de las agrupaciones participantes.

Miles y miles de metros de tela se han mantenido en la reserva más absoluta, como consecuencia de la expectativa que se da a la presentación ese día de tonalidades y diseños, porque en esto está en juego el prestigio de las Fraternidades.

No queda más que esperar que las casas importadoras de telas para damas se hayan esmerado en este tema, que tiene que ver con modas y tendencias que priman en esta temporada en el mundo entero.
Y si hablamos de mantas y polleras, tampoco debemos olvidar detalles como el tamaño de la copa del sombrero —sea borsalino o no— que también cambia según la moda actual; y esto va para aretes y topos, y hasta zapatos, que pueden ser clásicos y de colores profundos o tener material transparente, semejante a las ventanitas de un "minibús", eso si, taco "cero".

Importadores de tela que este año, como nunca, —me esfuerzo a creer— se han esmerado en traer del exterior del país los casimires y paños más finos y exclusivos de la estación para los folkloristas, que merecen un trato especializado y no simples franelas y telas de "poliéster" con que alguna vez algún vivo ha lucrado.

Por ello pidamos al Señor Jesús del Gran Poder que este Domingo sea una verdadera Fiesta de devoción y esperanza, y que vele nuestros actos, y no permita excesos, porque de lo contrario no sería Promesa, sino ofensa.

* Javier Escalier Orihuela es Miembro del Consejo Ciudadano de Cultura de la ciudad de La Paz

No hay comentarios: