Ecos del Gran Poder

15 de Junio de 2007
Por: Javier Escalier Orihuela

— "Si él se va, también me voy yo".
— "Está en todo su derecho señor, es su decisión".
— "Está bien. Me quedo".

Curiosas conversaciones como esta, que se produjo al inicio de la Entrada en Honor al Señor del Gran Poder, —cuando la autoridad del macrodistrito pretendía ingresar en la Comitiva Oficial sin ser invitado— entran al anecdotario de esta Fiesta, marcando la jornada del Sábado 2 de Junio, que dio como ganadora a la Morenada que desfiló en el último lugar, la Señorial Illimani, que a decir de uno de sus fundadores, cumplió con el adagio que dice: "los últimos serán los primeros".

En Gran Poder 2007, definitivamente se ha notado cambios positivos en el tratamiento del manejo de esta Fiesta principalmente de parte de sus organizadores, la Asociación de Conjuntos Folklóricos del Gran Poder, que promovieron una labor mancomunada con el Consejo Pastoral del Santuario, —desde el apoyo a la kermés para recaudar fondos para el arreglo de la fachada del Templo, hasta la masiva asistencia de bailarines a la Procesión del pasado Domingo— y con la Junta de vecinos de la zona donde se desarrolla la Fiesta, —en ocasión de la realización de la tradicional verbena de la zona— y particularmente con su presidente, Gustavo Cerruto, que desde su posesión apoyó estrechamente el trabajo de Fernando Valencia y por supuesto el apoyo importante del presidente del Concejo Municipal, Lucho Revilla.

Pasada la Fiesta ya se sienten aprestos para la organización de la próxima versión de la Fiesta Mayor de los Andes, mientras tanto, el Poder de su convocatoria se trasladará a otras regiones del departamento de La Paz y el interior del país, como es el caso de la selección de Morenadas que se alista a participar en Sica Sica, donde seguramente nos reencontraremos.

Este año los numerosos músicos que integraron las espectaculares bandas, destacaron por el "look" fresco que impusieron en la Festividad, que en muchos casos, incluso sobrepasaron en elegancia a los bailarines de sus mismas fraternidades.

Se los vio estrenando finos casimires, exquisitamente combinados; así como con diversos y coloridos atuendos que incluían en sus bombos, lemas de rechazo al "veto" provocado por la fifa.

Esta manía de "vetar" o prohibir una serie de derechos consuetudinarios, consolidados en la política del "NO", también ocurre a nivel local y de la misma manera fueron rechazados. Los espectadores comentaban en son de chanza que otro "veto" impuesto por la autoridad local se acató con indiferencia: "En la Pérez no se paró" y "en la Camacho no se bailó".

La Entrada folklórica de este año tuvo una duración de más de veinte horas continuas de brillo y espectáculo, tomando en cuenta que su inició se produjo a primeras horas de la mañana y su fin se registró aproximadamente a las dos de la madrugada del Domingo 3 de Junio, según se pudo advertir a través de las ondas del canal estatal.

Gracias a estas imágenes también se pudo constatar la escasa iluminación que acompañó el recorrido de las fraternidades que ingresaron en horas de la noche, ocasionando una serie de problemas en temas de seguridad ciudadana que no se corrigieron en su momento y que trató de restarle brillo a la Entrada.

Dentro de otras anécdotas que se pudieron advertir, se apunta la ausencia de miembros de la prefectura paceña, que con insistencia comete el desliz conceptual, —como "declaradora patrimonial" en exceso a danzas originadas en este departamento— de abandonarlas sólo con el nombramiento, sin brindar un apoyo real a sus "declarados", en un claro ejemplo de simple afán de protagonismo, olvidando la parte más importante que es el aspecto de promoción y difusión.

Por otra parte, en datos reproducidos en una agenda distribuida por la oficina encargada de temas culturales de la ciudad, la Fiesta del Gran Poder, denominada como "la mayor expresión folklórica de los Andes", desde que ingresó a la ciudad y dejó de ser "una fiesta de indios"; congregó a más de 30.000 danzarines y 4.500 músicos, atrajo cerca de 350.000 espectadores y movió millones de dólares durante el año.

Sin embargo para nadie ha pasado desapercibido un curioso artículo en ese mismo cuadernillo que manifiesta, sin respaldo alguno que: "el origen de la danza de la Morenada tiene su génesis en el departamento de Oruro" aunque, "existen también otras corrientes que indican que la misma se origina en zonas andinas de Perú o Chile".

Esta temeraria interpretación, que además se difunde en estos instantes vía internet, merece ser rectificada públicamente, puesto que se constituye en un desatino, cuando el mismísimo Presidente de la República, Evo Morales Ayma, ha indicado la semana pasada que dentro del Plan Estratégico del Gobierno Nacional, se busca el registro del folklore y artesanía de Bolivia ante el mundo a través del SENAPI.

* Javier Escalier Orihuela es paceño ch’ukuta y folklorista

No hay comentarios: