Octubre 2009


* Javier Escalier Orihuela


Llegamos al noveno mes del año y lo que queda de los festejos por el Bicentenario del Primer Grito Revolucionario en América Latina, el día 274 como dirían quienes contabilizan día a día los cuestionados quehaceres ediles, que no terminan de convencer a los paceños; pero ante todo, el mes que festejamos el cumpleaños de La Paz, fundada en 1548.


Diversas celebraciones patronales se realizan en Octubre en honor a la Virgen del Rosario, patrona de Sica Sica, Viacha, Pucarani y la zona que lleva su mismo nombre en nuestra ciudad, entre otras; luego vendrá la fiesta de la Virgen de Fátima, San Francisco de Asís, Señor de los Milagros y Nuestra Señora del Pilar; a la par, Nelson Larrea presentará su tradicional desfile de añejerías paceñas; la Federación Folklórica Departamental, su entrada autóctona con la participación de las 20 provincias; y los Ch’utas homenajearán a La Paz a su manerainiciando sus actividades rumbo al 2010.


Para variar, el arte urbano ya se respira en La Paz, con el “breakdance” y el “hip hop” que se lucen en lugares tan emblemáticos como la Cinemateca Boliviana, Cúpula de Adobe, Teatro de Cámara, Cine Teatro Municipal 6 de Agosto y el Paseo el Prado.


Así La Paz y dos visiones se encuentran durante estos festejos paceños, y es que esta ciudad de contrastes merece contar con esta variedad cultural, aunque salvando distancias, porque una cosa es el apoyo que debe recibir la artesanía y el folklore que mueve miles y miles de dólares y bolivianos y llega a miles y miles de ciudadanos, que el apoyo a las “tribus urbanas” y sectores de jóvenes que difícilmente van a lograr con su arte, sentar soberanía nacional en estos difíciles momentos en que nuestros artistas sufren otro plagio, casi equivalente a la apropiación indebida de la Diablada y el Ekeko.


Esta vez le ha tocado al grupo Kalamarca y su tema “Cuando florezca el chuño”, que los alemanes lo han inscrito como suyo cambiándole su nombre a “ritmo de la noche”; gringuitos que ni tendrán conocimiento de que la papa y sus variedades como la “tunta y el chuño” han sido originarias de este continente.


¿Se darán cuenta entonces “nuestras autoridades” sobre la importancia de promover lo nuestro, tanto al interior como exterior de nuestras fronteras?


La ciudadanía piensa que no y a ello se debe la histórica unión que se ha producido en días pasados entre los folkloristas y sus instituciones como el Consejo y la Federación, entidades departamentales del folklore, junto a asociaciones independientes y cívicas de la ciudad de La Paz y El Alto, que han pedido la inmediata destitución del encargado de patrimonio intangible y promoción cultural de la alcaldía por pretender restringir sus actividades.


La semana pasada ha ocurrido otra muestra de aquello cuando han sido los propios vecinos que han abucheado y desalojado a la guardia municipal en la Entrada de Cota Cota; y cómo no va a ser así si aquellas autoridades tanto han hostigado a los folkloristas, aunque a la par, han permitido la realización de un festival de música electrónica en plena Avenida Montenegro de la zona Sur.


“Hasta cuándo pues” se darán este tipo de discriminaciones, que hacen caso omiso a nuestras expresiones culturales, pero permiten otras, atenidos a sus burbujas selectivas, y encima socarronamente nos amenazan: “hasta que tú quieras”.


*Javier Escalier Orihuela

es miembro del Consejo Ciudadano de la Cultura y las Artes




1 comentario:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.