Monumentos


* Javier Escalier Orihuela


Cuentan los monumentos de hechos memorables, triunfos, y derrotas con sabor a triunfos; un logro, un sueño, la memoria de un personaje notable o sencillamente un rasgo cultural, tradición o costumbre propia de un lugar; para eso se los erigen, para conmemorar algo representativo de un pueblo.


Es así que desde los míticos monolitos de “Tiwanacu – Bolivia”, hasta impresionantes estatuas post-modernas y contemporáneas, los monumentos han cumplido esa función, evocar algún hecho o recordar a alguien importante.


En la ciudad de La Paz, que ostenta hasta fin de año el rimbombante título de Capital Iberoamericana de la(s) Cultura(s). Un rápido “tour” por el eje central, desnuda una paradoja; existen muchos monumentos, pero pocos conmemoran lo nuestro.


Nuestro recorrido se inicia a la altura de la “Ceja”, en la Autopista que une las ciudades de La Paz y El Alto, bajo un gigante Che Guevara, hecho con partes metálicas en desuso y chatarra; de ahí hasta el final de la Avenida Ismael Montes no pasa nada, hasta que chocamos de frente con una descomunal pasarela, —que maliciosamente tapa a un conjunto de casonas de la época republicana—, para encontrarnos con la enorme cabeza pétrea del Mariscal Andrés de Santa Cruz y Calahumana, —perdida también entre la construcción del monumental mercado San Francisco— entregada en el tiempo récord de tres meses y a medio terminar, para inmortalizar el fugaz paso por la alcaldía del partido del desaparecido cervecero Max Fernández; más adelante se encuentra el Libertador Simón Bolívar al principio de El Prado; al medio de este “Paseo” vemos al “descubridor” de América, Don Cristóbal Colón; y al Mariscal Antonio José de Sucre al final, en la Plaza del Estudiante.


El Tour se detiene por espacio de unos minutos debido a las obras que se realizan para la construcción de una plaza que recuerde el año del Bicentenario de la revolución paceña de 1809, que será estrenada recién el próximo —en época de lluvias, seguramente por motivo de la campaña electoral municipal que se avecina—; sin embargo nos damos modos para continuar por la Avenida Aniceto Arce hasta dar con la reina española “Isabel, la Católica”; más adelante, junto a la casa presidencial en la zona de San Jorge, se levanta la efigie de Confucio, el filósofo Chino.


En el entusiasmo por encontrar más monumentos que conmemoren lo más representativo de la ciudad, llegamos a la “Zona Sur”, que no ha cambiado mucho —porque mantiene a sus autoridades dentro de sus burbujas— y somos recibidos por la Virgen de Lourdes, réplica de la que apareciera en 1858 en Francia; más adelante reconocemos al monumento a la “loba”, que amamanta a Rómulo y Remo y se encuentra en la Avenida “Roma” —para variar—.


Llegamos al puente de Calacoto y somos recibidos por la figura del General uruguayo José Artigas, y a la derecha por el musculoso “Atlas”, que sostiene el mundo, como homenaje al explorador alemán, Alexander Von Humboldt, en la plaza que lleva su nombre; finalizando el recorrido por el eje troncal de esta ínclita ciudad, en la Avenida José Ballivián, a la altura de la Calle 21, donde se erige el monumento al prócer de la independencia del Brasil, Dr. José Bonifacio de Andrada e Silva, resguardado por la mirada complaciente de San Miguel Arcángel que custodia su Templo.


Así, un paseo por el corazón de la ciudad de La Paz, este año Capital Iberoamericana de la(s) Cultura(s), nos revela una sentida ausencia de monumentos que identifiquen a una urbe tan rica en su cultura y tradiciones como la nuestra, pero con la falta de espacios cívicos donde se inmortalice a héroes, artistas, intelectuales y personajes de la vida cotidiana que representen nuestra esencia.


Hasta aquí hemos realizado este pequeño recorrido y recuento de los principales monumentos de la ciudad Sede de Gobierno, que por si fuera poco sufre el constante saqueo y robo de muchos de ellos y encima tolera que se rechace y proscriba otros.


Como para no creer.


*Javier Escalier Orihuela
forma parte del Consejo Ciudadano de la Cultura y las Artes




No hay comentarios: